Jugando con calabazas

Con la llegada del otoño, las celebraciones de Halloween y Acción de Gracias las tiendas se llenan de calabazas. La decoración de las tiendas cambia a los colores del otoño. Aquí en Puerto Rico el cambio no es tan notable pero tengo que admitir que a mi personalmente me encanta. Los colores mas tenues, marrones y naranjas son mis favoritos. Aproveché la temporada y me senté con mi chico a realizar algunas manualidades, en específico con las calabazas que tanto nos gustan. Realizamos cuatro manualidades diferentes para así practicar diferentes destrezas. Aquí te presento dos de ellas.

Primero utilicé una imagen para hablar de las calabazas, sus colores y la forma en que crecen. Después que aprendimos un poco de las calabazas le di un dibujo para que lo coloreara. Lo dejé que escogiera los colores que quisiera y le recordé lo que habíamos aprendido de las calabazas.

Al finalizar le pedí que trazara su nombre en su papel. Personalmente me gusta mucho que mi chico coloree. Esto me permite que practique un poco su agarre del crayón y/o lápiz de colorear.

Una vez terminamos pasamos a nuestra próxima actividad. En esta ocasión realizamos un mosaico de una calabaza. Cuando realizas mosaicos siempre es bueno poner tu papel sobre una superficie mas fuerte como el papel de construcción. Esto te permite que el papel tenga la fuerza suficiente para aguantar toda la pega y papeles que le vas a pegar.

Le di varias tiras de papel color naranja a mi chico para que las picara. Si tu chico esta empezando a usar tijeras esta es la mejor manera de que practique el manejo de ellas. Una vez tengas todos los pedacitos de picadillo comienzas a pegarlos sobre la imagen que creaste, en este caso la calabaza que bajamos de la internet.

Además de practicar el manejo de las tijeras esta actividad les permite practicar el uso de la pega. Usualmente los niños no han desarrollado los músculos de sus manitas y no saben controlar la fuerza que le hacen al pote de pega, creando embarres gigantescos. Según vaya practicando va a tener un poco mas de control y por consiguiente tendrá mas fuerza en sus manos.

Las imágenes que utilicé las encontré en su mayoría a través de Google. Es muy probable que la mayoría de los materiales para realizar estas manualidades los tengas ya en tu casa, así que no lo pienses dos veces y empieza a inventar.

Advertisements

Jugando con Colores y Pinches

Aunque mi chico domina bastante bien los colores, siempre estoy buscando maneras de que los siga practicando. En esta ocasión lo hice con un juego y/o manualidad que a él le ha gustado mucho. Para hacerlo necesitas dos materiales básicos. Primero tienes que ir a una tienda de pinturas (Walmart, Home Depot, Glidden) y buscar varias muestras de colores de pintura. En mi casa nunca faltan, son súper útiles para las manualidades.

Necesitaras además pinches de ropa de madera. Estos los consigues en el área de limpieza de tu tienda favorita. En las tiendas de manualidades también los venden, aunque son más caros y hacen la misma función. Adicional necesitaras pega, tijeras y una bolsa Zipploc para que lo guardes todo al terminar.

Escoge varios colores, los quieras que tu hijo aprenda. Recorta un cuadrado de cada uno de esos colores. No botes los demás pedazos de muestras, te pueden servir para otra tarea o asignación. Una vez tengas los cuadrados recortados, vuelve y recórtales una tira pequeña, del ancho del pinche de ropa.

Esta tira la vas a pegar con pega a cada uno de los pinches.

Una vez pegues todas las tiras de colores a los pinches déjalos secar y ya están listos.

El propósito de esto es que tu chico pueda reconocer los colores y parear cada pinche con el cuadrado correspondiente. A la misma vez que reconoce los colores, el movimiento de abrir el pinche le va a ayudar a fortalecer su agarre de pinza y por lo tanto, a fortalecer los músculos de sus manitas.

Cuando termines de jugar guárdalos en una bolsa Zipploc. En mi caso yo utilizo este juego en mi casa, mientras estamos en el área de estudios; pero llevarlos en una bolsa Zipploc te permite tenerlos en la cartera y dárselos a tu chico mientras esperas en una cita médica o un restaurante.

El Conejito de Pascuas

Esta semana nos decidimos por una manualidad de un conejito de pascuas. La idea la encontramos en el sitio de Kibomuu en la internet. Es sumamente fácil de hacer y logró que mi chico y yo pasáramos un rato entretenido.

Para hacer las orejas del conejo no utilicé un patrón pero son fáciles de hacer. Debes recortar dos pedazos de papel construcción color rosa para el interior de las orejas. Para la cara y la parte de afuera de las orejas debes utilizar cartulina ya que le da mas estabilidad o dureza; y que vas a estar pegando algodones a la misma.

Comienza por pegar los dos pedazos de papel de construcción rosa a las dos cartulinas en forma de oreja. Después que la pega esté seca pégalos a la cara del conejo por la parte de atrás. Yo le añadí un pedazo de “tape” para que quedaran mas fuertes.

Ahora cubre de pega toda la cartulina que formará la cara y comienza a poner algodones. Es mejor hacerlo desde el centro hacia afuera para que no queden espacios vacíos pero esto no siempre es posible cuando un niño de tres años esta loco por seguir pegando algodones. Una vez termines con los algodones puedes comenzar con las demás partes de la cara. Utiliza un pompón para la nariz, pegándolo en el centro. Para los bigotes utiliza un limpia pipas (pipecleaners) cortado en cuatro pedazos. Pega también los ojos. Para la boca utilicé un pedazo de hilo de tejer pero también lo puedes hacer con un pedazo de limpia pipas.

Deja que seque bien la pega. Tu conejo ya esta listo para que juegues con el o lo obsequies como regalo. Mientras estés compartiendo este tiempo con tu chico debes aprovechar para aprender. Repasa las partes de la cara, las diferencias entre la cara del conejo y la de nosotros. Pregunta cuales son los sonidos que hacen los conejos, como viven y se alimentan. Recuerda que cada momento es una oportunidad para que tu chico aprenda algo nuevo.

Mi Lugar en el Mundo

Hace días que mi chico comenzó a estudiar en su salón de clases el mundo donde vive y que le rodea. Como quería poder ayudarlo a entender mejor su sitio en el mundo, me di a la tarea de buscar en el internet la mejor forma de hacerlo. Encontré un link en Pinterest que me llevo a un blog muy bueno y donde encontré la idea perfecta para hacer con mi chico. En “Kid World Citizen” realizaron una manualidad o proyecto llamado “My Place in the World”. Los niños que realizaron el proyecto eran más grandes que mi chico por lo que adapte varias de las instrucciones a la edad preescolar.

Con un compás tracé los círculos en una cartulina y los recorté.

Le asigné un color a cada círculo y deje que mi chico les diera la primera manita de pintura.

Busqué fotos y mapas del internet y deje que mi chico los pegara con pega a cada círculo correspondiente.

Después de terminados e identificados, los cubrí con papel transparente (contact paper) para que duraran un poco más. Esta idea me dio un poco de problemas pues descubrí que el papel transparente no pega bien contra la pintura, así que ténganlo en mente si deciden hacerlo. Una vez terminados los unimos por la parte de arriba con un cintillo y listo.

Las identificaciones que le das a cada círculo  así como la cantidad que decidas hacer pueden variar grandemente. Para mi chico utilice mi casa, mi pueblo, mi Isla, el Caribe, mi Continente y mi Mundo.

En mi caso nuestro proyecto está en mi guagua y mientras esperamos en el tapón o de camino a la escuela nos divertimos un rato mientras aprendemos cual es nuestro lugar en el mundo.