El ahorro en los niños

Es muy importante enseñarles a nuestros hijos el valor del dinero. Desde adolescente mis papás me pusieron a trabajar en el supermercado de mi abuelo. Lo hacía los fines de semana y durante mis vacaciones de navidad y verano. Una vez comencé a trabajar, mis papás dejaron de complacerme en mis antojos. Obviamente mis necesidades básicas eran cubiertas por ellos pero el esmalte de uñas o color de labios de moda iba por mi cuenta. Pero esta enseñanza no empezó aquí. Fue desde el día que nací que mi bisabuelo se tomo la iniciativa de abrirme una cuenta en la cooperativa del pueblo. Era él quien más aportaba a esa cuenta; cada navidad o cumpleaños se acordaba de abonarme unos pesitos.

Tengo que darle gracias a él porque aunque no soy la persona más organizada económicamente, siempre he tenido presente la necesidad que tener un fondo o ahorrito guardado para una emergencia. Con esto en mente me di a la tarea de hacer lo mismo por mi chico. Desde el día que nació, mi papá se encargo de regalarle su primera alcancía. Según mi chico fue creciendo lo enseñamos a guardar el menudo en su alcancía; o como él les llama: “Monedas”.

Este sábado pasado nos levantamos temprano y tomamos tres de las alcancías que estaban llenas. Fuimos a la cooperativa del pueblo, donde tienen una máquina para cambiar monedas. Le acerque una silla a la máquina y le fui dando las alcancías una a una.

El se encargaba de que las monedas no se atascaran. Utilizaba sus manitas para empujar las monedas dentro de la máquina.

Según la máquina nos pedía instrucciones yo le decía que botón debía oprimir.

Al final tomamos nuestro recibo como evidencia y fuimos a donde las empleadas para abrirle su cuenta de ahorros.

A pesar de la espera tengo que admitir que mi chico se portó bastante bien.

Una vez le entregaron su libreta de ahorros fuimos al counter del teller donde finalizamos el proceso.

Yo pensé que iba a ser un poquito difícil para él separarse de sus monedas pero no fue así. Al final del día salimos felices porque ambos habíamos pasado una mañana juntos y contentos.

Centavo a centavo puedes lograr una gran lección en ellos. Comunícate con tu banco o cooperativa de preferencia y verifica los requisitos. La mayoría de ellos tienen cuentas diseñadas específicamente para niños.

Advertisements

5 responses

  1. Ahh, el mío también tiene su cuenta en el banco! Pero su alcancía está medio vacía. Siempre se nos olvida llenarla, es un buen hábito.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s