Manejando una emergencia

Aquel que dice que los nińos no entienden, nunca ha tenido hijos. Este pasado jueves mi esposo se despertó con un fuerte dolor de pecho. Eran las 6:00 de la mañana cuando trató de levantarse y colapsó al piso. En medio de llamadas a su médico de cabezera, mis papás y el 911 mi chico se despertó. No pudimos evitar que viera a los paramédicos atendiendo a su papá. Su carita de miedo, el temblor de sus manos, su cuerpo inmóvil, parado en la entrada de la casa mientras su papá era sacado en ambulancia. Lo abrasé, le dije que lo amaba y que volvería lo mas rápido que pudiera.

Mi hermana se encargo de prepararlo para la escuela, hacerle su lonchera y hablar con sus maestras acerca de lo que nos pasaba. En medio de la impresión que estaba viviendo queríamos que su día fuera lo mas “normal” posible. Durante dos días fue ella y mis papás quienes se hicieron cargo de mi chico, incluso de llevarlo a varias actividades que tenía en agenda.

Sus días en la escuela no fueron los mejores, ambos días lloró y hablaba de que su papá estaba enfermo. El semestre pasado una de sus asignaciones en la escuela fue acerca del Sistema 911 y en la semana de las profesiones habían hablado de las ambulancias y los paramédicos. Obviamente el sabía lo que estaba pasando. Su ultimo grito de ayuda fue junto a mi hermana, de camino a una actividad. Al pasar frente al hospital donde casualmente estaba papá, empezó a gritarle a mi hermana que tenía dolor de barriga, que se detuviera. Cuando mi hermana trató de hablar con él le dijo: “Me duele la barriga, llévame al hospital que ahí está papá”.

Gracias a Dios ya estamos los tres en casa, tratando de volver a la realidad. No ha sido fácil para mi chico, quien solo quiere estar al lado de su papá cada segundo. Ahora lo noto mas susceptible, llora por nada y se asusta por cualquier cosa. También hace un berrinche por cualquier cosa. Apenas lleva un día en su casa con nosotros y ya vemos el efecto que esto ha tenido en él.

Quizás no manejamos la situación de la mejor manera, pero en medio de la emergencia fue lo mejor que pudimos hacer. Nadie espera que algo así le suceda, pero es nuestro deber hablarle a nuestros hijos de como manejar estas situaciones. ¿Acaso no preparamos a nuestros hijos para los huracanes, terremotos y les decimos como actuar? Pues una enfermedad es una de esas cosas que también les debes explicar.

Por ahora lo que podemos hacer el darle todo el amor y ayuda que mi chico pueda necesitar.

 

Advertisements

2 responses

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s